nosotros

Somos una familia dedicada a la hoteleria desde 1980.
Nuestro objetivo es hacerlos sentir como en casa. Orientarlos para que disfruten de su estadia en esta maravilla natural, ofreciéndoles el mejor servicio personalizado.


En Terra Lodge lo invitamos a asombrarse y a reencontrarse con su esencia despertando junto a la naturaleza. Los 4 elementos que conforman las cosmogonías sagradas, están presentes aquí. Cada cabaña contiene un elemento primordial: Tierra, Fuego, Aire, Agua, Luz. La tierra colorada, el agua de las cataratas del Iguazu, el aire puro y aromático pleno en vegetación, el calor como símbolo del fuego y la luz, hacen que todo germine en un paraíso exuberante y misterioso. El alma de este lugar proviene del respeto con el que soñamos este proyecto familiar en consonancia con los ritmos humanos. El canto de los pájaros al amanecer, los colores de las mariposas, el follaje de la selva virgen, los atardeceres naranjas y los cantos de las chicharras.
Todo está tan vivo que la intensidad tocará su corazón.


Ecosistema y clima de nuestra región
En la región existe una gran variedad de aves y animales que forman parte de un ecosistema que solo se puede dar en estas condiciones climatológicas y geográficas.
Las aves más características de las Cataratas del Iguazú son los vencejos de cascada. Estas atraviesan volando los intersticios de las columnas de agua de las cataratas, para posarse sobre la pared rocosa, donde descansan e incluso anidan. Estas aves son el símbolo del Parque Nacional Iguazú.
En el sector de las pasarelas es frecuente encontrar grupos de coatíes, y al tucán grande que es una de las cinco especies de tucanes en el Parque.
En los senderos se puede observar una gran variedad de mariposas. Se las ve en los lugares donde se han formado charcos de agua, debido a que absorben las sales disueltas en estos.
Hacia el mediodía, en las partes soleadas de los senderos se pueden observar las lagartijas del género Tropidurus, trepando troncos y piedras para subirse a las pasarelas y escaleras. El Parque es un refugio en el territorio nacional que alberga animales amenazados de extinción como el yaguareté o jaguar, el tapir, el ocelote, tiricas, el oso hormiguero, pavas de monte como la yacutinga, águilas selváticas y el yacaréovero, entre otras.


Plantas de las Cataratas del Iguazú
En la orilla del río Iguazú y en las islas del delta crecen varios árboles que necesitan mucha humedad. Se encuentran diversas especies en ese sitio: el curupay, el cupay, el laurel blanco, el aguay y el ingá, como así también el ceibo, cuya flor ha sido declarada flor nacional argentina.
La flora arbórea del Parque Nacional Iguazú tiene más de 90 especies, como el lapacho negro, que a fines del invierno y antes de echar hojas se cubre completamente de flores rosadas; el lapacho amarillo y el ibirá pytá, de flores amarillas; y una especie selvática de ceibo con flores de color rojo-anaranjado.
En algunos sectores de este Parque Nacional se desarrolla una comunidad muy especial: la selva de palmito y palo rosa. Este último es un árbol que puede sobrepasar los 40 metros de altura y tiene tronco recto de hasta 2 metros de diámetro. A su sombra y a la de otros grandes árboles, crecen los palmitos, gráciles palmeras cuyos troncos terminan en un cogollo comestible, altamente codiciado, cuya extracción causa la muerte de la planta.


El clima de esta región subtropical denominada Alto Paraná es caluroso y húmedo, lo cual funciona como un invernadero natural que posibilita la abundante vegetación.
Podríamos decir que es un lugar ideal para visitar todo el año para disfrutar de nuestra hermosa pileta y solárium y del confort de tener un aire acondicionado frio-calor en cada ambiente de las cabañas.